WELCOME
Euphir Virietum, la ilusión que muchos creyeron, el show que prometía protección y prosperidad, el imperio que se vio como único en esos catastróficos años, ha caído en guerra. Una muy diferente a la del exterior, donde las estrategias, la inteligencia y las habilidades son factores importantes para obtener los terrenos que prometen un paso más a la victoria.

¿Estás preparado para la destrucción?
ACCESS
Conectarse

Recuperar mi contraseña

NEWS
Mantente informado con las últimas noticias de Euphir Virietum, no te pierdas nada que cada nuevo acontecimiento es una oportunidad más que se te presentará.
15
Nov
Se ha realizado una limpieza de afiliados completa. Para aquellos que crean haber detectado un error, pedimos nos avisen de forma inmediata para remediarlo.
10
Sep
¡Estamos de regreso! Luego de un largo proceso de re-estructuración, Euphir Virietum abre sus puertas una vez mas. No te pierdas ninguno de nuestros cambios. Más información...
10
Sep
No te pierdas el Primer Gran Evento de Euphir Virietum. La guerra ha llegado y está lista para explotar, ¡infórmate! Y estate preparado. Más información...
00
Mes
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed eiusmod tempor incidunt ut labore et dolore magna aliqua.
00
Mes
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed eiusmod tempor incidunt ut labore et dolore magna aliqua.
00
Mes
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed eiusmod tempor incidunt ut labore et dolore magna aliqua.
RESIDENTS
¿Quién está en línea?
En total hay 4 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 3 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

R. "Grim" Götzenbild

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 96 el Lun Nov 21, 2016 6:15 pm.
TOPICS
Últimos temas
» Stray Dogs {Normal} Foro Nuevo
por Invitado Sáb Ene 28, 2017 3:39 pm

» Abyss [ID]
por Abyss Vie Ene 27, 2017 4:55 pm

» → LIBRO DE FIRMAS
por Abyss Vie Ene 27, 2017 6:17 am

» Bvlgaria :: Blurred Definitions [Afiliación normal]
por Invitado Miér Ene 25, 2017 3:09 pm

» Lust Paradise [Hetero +18] - élite, cambio de botón.
por Invitado Mar Ene 24, 2017 6:51 pm

» PROJECT ARCANA — Élite [Re-Apertura]
por Invitado Miér Ene 18, 2017 1:06 pm

» Seven Deadly Sins — Élite.
por Invitado Sáb Ene 07, 2017 11:12 pm

» The long forgotten gold -ID in process-
por Ivae L. L. Gyffes Jue Ene 05, 2017 3:42 pm

» Our magic tears || Normal
por Invitado Lun Dic 26, 2016 12:31 pm

» Ficha de Dracula [Construcción]
por Dracula Dom Dic 25, 2016 5:03 am

» Taiiku Campus - Af. Élite
por Invitado Mar Dic 20, 2016 3:51 pm

» Patchwork-rpg [Directorio]
por Invitado Vie Dic 16, 2016 12:07 pm

» Deep Secret [Afiliación Élite]
por Invitado Mar Dic 06, 2016 11:42 am

STAFF
"La tierra no es más que el segundo infierno de las almas. Dante lo llamó el Purgatorio"

La Administración está para ayudarte a solo un emepé de distancia. Ante cualquier duda o problema puedes recurrir a los temas administrativos dispuestos en el foro, sin embargo, siempre puedes contar con el soporte de los Administradores.
ADMINISTRADOR
ADMINISTRADOR
ADMINISTRADOR
SUMMER
¡Verano!, fantástico sol, playas asombrosas, un día de descanso para disfrutar con todos tus amigos. ¡¿Y una lluvia de sangre?! Una gran ola de calor azota a Londres (Euphium) los grados están a punto de sobrepasar los 60° centígrados en el día y en la noche bajan de picada hasta -2° centígrados, la lluvia cuándo comienza jamás cesa ¿y la guerra? ¡Destruye nuestro más aclamado ambiente!

¡Recuerden! Jamás salir sin tu paraguas favorito, ¡y nunca olvides refrescarte con un delicioso helado de carne humana!
MENTIONS
Menciones especiales de aquellos usuarios que han logrado resaltar por una ficha bien redactada, una buena trama, una actividad destacable o una actitud bien vista por la administración.

¡Conócelos!
AUSTIN J HAMILTON
LENA WOJNOWSKI
ANTHONY E. STARK
Constantine Inferno
Milo Alkaios
Aleksey v. Berezutsk
Gabriēl Sant'Angelo
Lucifer Inferno
NOMBRE
NOMBRE



I dreamt; and in my dream, I saw the end of the world | ID.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I dreamt; and in my dream, I saw the end of the world | ID.

Mensaje por Aleksey v. Berezutsk el Sáb Nov 12, 2016 1:40 am

Träumer
→INFO

→ NOMBRE COMPLETO: Se identifica bajo varios nombres. Aleksey von Traum, Lyo von Berezutsk, Dietrich von Adler, Träumer y Mörderisch, entre combinaciones de lo ya dicho. No sabe cuál es el verdadero.
→ EDAD: La aparente ronda los veinticinco. La real, sin embargo, asciende a los 2600.
→ SEXO: Masculino.
→ ORIENTACIÓN SEXUAL: Heterosexual.
→ RAZA: Oneiros.
→ GRUPO DE PERSONAJE: Kavaglier.
→ NACIONALIDAD: Prusiano | Con la caída del Imperio de Prusia, alemán.
→ DISTRITO: Euphium.

→PSYCHOLOGY

No hay manera simple de describir a este hombre, ni de entender su evolución a lo largo de los años. Pero, si hay que usar un adjetivo que englobe los aspectos más destacables (o, en su caso, más repudiados por quienes osasen enfrentarlo), es eficiente. Una persona que no malgasta el tiempo en inutilidades, ya sea en práctica o teoría, manteniéndose aferrado a la ley de causa y efecto, de pérdida y ganancia, del beneficio propio y el egoísmo implícito del que se jacta. Crudo, directo, con una lengua tan filosa como una espada, tan punzante como una daga. Un mentiroso sin igual, hábil manipulador, que sabe mantener las apariencias en cuanto le sea conveniente.

Letal.

Un lobo en piel de cordero, un hombre de mil caras. Una entidad inescrupulosa, que ha perdido toda noción de límite social; alguien cuya voz interior se ha mantenido callada durante más tiempo del que está dispuesto a recordar, cuyo único sentido moral ha muerto para dar lugar al vicio y al pecado, a la insaciable necesidad de poseerlo todo, de superar cuanto obstáculo se le presente. Una persona peligrosa, inteligente, que conoce los métodos para imponer su voluntad sobre la ajena, y está dispuesto a todo para alcanzar su objetivo: desea recorrer un camino trazado por él, y sus pasos ya están manchados de sangre.

Centrado.

Su existencia se remite únicamente a la culminación de un ideal; todo su ser se erige como un emblema. Heredero de una voluntad ya extinta, su corazón late una sangre espesa, más oscura, corrupta por sus malévolas maquinaciones y nefastos deseos de supremacía. No se considera capaz de poseer verdaderos amigos, habiendo perdido ya la capacidad de confiar plenamente en otro ser viviente; sus únicas relaciones son aquellas de beneficio, amistades vacías de las cuales considera puede aprovecharse. El concepto de camaradería se ha perdido en lo más profundo de su mente, dormitando en el sueño de la traición y la desesperanza.

Perspicaz.

Un erudito, bañado en el conocimiento de la vida y la muerte. Analítico, aunque impregnado por aquel veneno emocional capaz de destruir al más recto de los hombres: es imposible obviar aquellas situaciones donde sus instintos, a veces más poderosos que la razón, han tomado la guía de sus acciones, resultando en el más grande de los desastres. Pero, sin importar en medio de qué dilema se encuentre, en qué problema esté metido, siempre ha sabido encontrar una solución que lo dejase bien parado; su más grande característica resulta saber defenderse y adaptarse, estar preparado ante todo posible desenlace.

Pero, ante todo, un caballero.

Suya es la rima y la prosa, una capacidad de labia sin igual; sus modales resultan impecables ante toda situación, una caballerosidad impropia de un sádico asesino semejante. Mantiene el respeto ante todo, considerando impropio de alguien de clase alta el utilizar improperios, incluso aunque el interlocutor sea su enemigo. Incapaz de perder la compostura, siempre atento a su entorno, listo para aprovechar la mínima ventaja que se presente. Un galán empedernido, ducho a la hora de flirtear. De fuertes convicciones y argumentos sólidos, no puede rechazar una buena discusión, una plática donde los hombres civilizados sean capaz de dejar todo para mantener vivo su ideal ante el ataque del contrario: es, en ese sentido, como un juego de ajedrez, donde cada pieza movida resulta esencial para asegurar la victoria o ser condenado a la derrota. Y no le gusta, en absoluto, perder.

→HISTORY


Mis días comienzan allá por las épocas de los Cruzados, los caballeros de Dios; la lucha por suprimir el ideal pagano, por erradicar a esos dioses herejes que desconocen a los propios, que se esgrimen como estandartes rebeldes ante las enseñanzas que todos creían verdaderas. ¿Cómo podían haber personas capaces de ponerse al mundo en contra con tal de elevar plegarias a un Dios distinto, desconociendo los mesías ajenos que, en vez de traer la paz prometida, solo traían caos y desolación? Los que crean el mal, y los que luchan contra él; quienes pregonan una extinta luz, y quienes se refugian en las fútiles sombras de la incertidumbre. Aquellos que buscan la salvación, y quienes no pueden evitar sumirse en la desolación.

Nací como una respuesta al miedo; Dios era apenas la esperanza de los desdichados, y yo me erigí como la desilusión de quienes se resignan de la vida; el cruel azote de la nefasta realidad, el oscuro sentimiento que puebla la mente de los inocentes y exprime sus débiles corazones. Me jacté de ser la mejor de las pesadillas: aquella que se disfrazaba tras la máscara del más brillante de los anhelos. Pues la daga, aquella que se clava en la espalda y se adentra con la mayor de las lentitudes, es la que más profundo llega, y la que más se disfruta.

Límites, meras líneas que dividen a los pueblos, a sus culturas, y los incitan a crear conflictos sin sentido. La religión, el caótico combustible de los fieles que se lanzaron a la cruenta y metódica expansión sobre aquellos a quienes consideraban herejes, tomando lo que fuese de su agrado mediante la fuerza; el mundo era diferente por aquel entonces, un lienzo a medio pintar, con líneas y trazos que se trazaban y desdibujaban de acuerdo a la voluntad de la imponente Cruz. La Orden del Temple, la Orden de Malta, y luego, la Orden de los Teutones. Ideales benéficos tergiversados por el ansia de lo ajeno; organizaciones benéficas, creadas para ayudar al pobre y necesitado, transformadas en el azote religioso que castigó a los pueblos paganos por cientos de años. ¿Habría sido aquella la voluntad de su Dios, tan pecador como ellos, o habría sido una mera excusa para justificar lo injustificable?

Durante gran parte de mi vida fui una sombra, un vil recuerdo de las calamidades de la guerra, una sombra infame que se paseaba sin bandera; luché bajo diferentes insignias y juré a dioses y reyes que no me correspondían, buscando aquel sentimiento de pertenencia que todos poseían y que tanto ansiaba: un sentimiento enteramente humano, que comprendía en su totalidad, pero que escapaba de mí, como una luz al final de un interminable túnel. Caminé a la par de los conquistadores, danzando a un compás que todos preferían ignorar. Vi imperios caer, pueblos enteros diezmados y borrados de la faz de la existencia. Observé cómo los guerreros se mantenían firmes en los campos de batalla, no por su odio o su adrenalina, sino por su afán de mantenerse leales a lo que creían correcto, de proteger su tierra y su familia: un orgullo difícil de plasmar en generaciones actuales, donde el término prácticamente ha desaparecido.

Pero, desde la más grande de las miserias, desde las cenizas del fuego purificador y la sangre de los herejes, también fui testigo de la creación de imperios, reinos y países que decidían liberarse del yugo de los que habían llegado antes, atraídos por las tierras y la riqueza. La Orden del Temple me llevó hasta Jerusalén; la Orden de San Juan me llevó a Palestina y a Damasco, y los Caballeros Teutónicos me llevaron hasta el Imperio Alemán. Sin embargo, sin importar adónde me llevasen mis pies, ni sobre qué vano líder o idea posase mis nefastas esperanzas de pertenencia, no había lugar que lograse satisfacer mis anhelos, aquellos deseos asquerosamente humanos.

Sentía envidia; no voy a mentir. Hace mucho tiempo habría mirado a Dios y jurado mi felicidad a expensas de su odio, pero lo cierto es que hace ya demasiadas lunas que no siento nada en mí. ¿Estaba, acaso, condenado a ser la desolación de los hombres, el creador de los más viles y nefastos sentimientos, para terminar siendo apenas un cascarón vacío, sin rostro ni alma? Irónico era el Destino, malévolas sus tretas; crear un ser capaz de evocar los más fuertes sentimientos, pero dejarlo vacío, hambriento, para que sufriese por una aparente eternidad.

Sin nombre, sin pueblo, con el mundo a mis espaldas y un futuro incierto por delante. ¿Habría de contentarme con aquello que los designios del destino tuviesen preparado para mí, o sería capaz de doblegar la voluntad de las Moiras, aquellas implacables damas de la vida y la muerte, para hacerme con la fuerza de forjar mi propio destino? El mundo siempre resultó predecible, pues los humanos eran simples: sus estructuras presentaban fallos horrendamente mundanos, y sus ojos no veían incluso al peor de los males al posarse frente a ellos.

Encajar resultó fácil, una mera consecuencia de la avaricia que por entonces consumía la mente de la sociedad: cualquiera hacía ojos ciegos ante aquel que ofrecía la más brillante de las luces. Hacerme un lugar fue cuestión de tiempo. Políticos: meras piezas descartables en el interminable juego de la influencia, de la política y la burocracia; títeres manipulados por hilos invisibles, muñecos de trapo que se mueven a la orden de los reyes y conquistadores, orando a Dioses sin rostro. Pero no había satisfacción alguna en este juego infinito, donde hasta yo resultaba una pieza que, eventualmente, sería igual de prescindible. Entonces, si ni siquiera mi trabajo me satisfacía, ¿qué había para mí en este mundo?

Los años pasaron; los días se convirtieron en semanas, éstas en meses, y las décadas se vistieron de siglos en apenas un pestañeo. Las coronas se reemplazaron por laureles; y éstos, luego, por sedosos trajes y complicados discursos políticos. El poder divino cambió al pueblo, y el pueblo lo cedió a Dioses mortales, a ese Leviatán creado para regir sobre quienes no podían regirse a sí mismos. Durante incontables noches esperé en silencio, sumido en la meditación más absoluta: aguardaba un destello de esperanza, algo que fuese capaz de reavivar la extinta llama del entusiasmo, un viento que fuese capaz de derribar mi castillo de hielo y mostrarme una vez más que había desafíos para un ser que se jactaba de haberlo visto todo.

La sabiduría. Muchos hombres la ansían; otros la ignoran, necios creyéndose iluminados, apenas unos insectos cegados por su propia incredulidad. Otros, menos en cantidad, pueden vanagloriarse en aquello que va más allá: deleitar sus ojos con la información prohibida, satisfacer sus mentes con los conocimientos perdidos. La curiosidad es un fuerte motor del alma, capaz de echar a andar un corazón muerto. Pero, ¿qué había para mí? ¿Qué clase de conocimiento podía aguardarme, cuando hasta el más recóndito rincón de la mente humana se abría ante mí, cuando hasta el más profundo secreto o anhelo humano me era entregado sin apenas resistencia?

Los sueños son el reino de las debilidades, de los anhelos, de aquello que el corazón desea pero la mente calla. Allí se guarda el pasado, el presente, y el futuro; en ese onírico mundo se resguardan los fantasmas de un ayer aún presente, y se dibujan las formas del futuro deseado. Pero las formas que aquí se esbozan no son más que bocetos; sombras, matices sin terminar, objetos trascendentales que van más allá de la realidad y la ficción, que son intangiblemente reales. La mente humana es agobiantemente simple cuando no se le da un impulso diferente, algo capaz de transmutar sus ideales, de destrozar su aparente idea de seguridad y paz e introducir en ésta algún vano deseo, alguna pecaminosa tentación, algún ápice de desolación y duda.

Por suerte para mí, el impulso no tardó en llegar.

El infierno se desató; y aunque mis palabras puedan apreciarse en el sentido figurado, me gustaría también involucrarme en aquello que resulta más tangible, más literal. Las puertas del Averno se abrieron de par en par, y la destrucción se ciñó sobre un mundo que hacía ya tiempo no era sacudido por alguna calamidad.

Tragedia, ¡hermosa tragedia! El tercer milenio comenzaba con un estallido. Y la risa, ¡la risa! ¡Qué hermoso coro, tan diabólicamente angelical! Un reino que hasta entonces no había contribuido en demasía se abría ante mí: demonios, criaturas blasfemas y desdichadas, seres oscuros que buscaban únicamente la destrucción de aquello que no podía ser propio, y la supremacía sobre todo lo demás. Hermosos seres: tan elementales, tan arquetípicos, y aún así, tan maravillosamente capaces de sembrar discordia, de recordarles a los humanos que no eran más que simples peones en un juego que a muchos les era ajeno.

¡Oh, qué diversión! Recuerdo aún esas épocas; si tuviese un corazón, estoy seguro se estremecería ante tales visiones. ¿Puedes imaginarlo? ¿Puedes verlo? ¿Puedes ver a los hombres desdichados? ¿Puedes, acaso, sentir las saladas lágrimas de aquellos que lo perdieron todo, oír el sutil castañeo de dientes, las mandíbulas apretándose por la impotencia? ¿Puedes apreciar los gritos de los muertos, y las suculentas plegarias de aquellos que aún no tuvieron tanta suerte? Fue un espectáculo maravilloso. De día, las masacres teñían las calles del carmín de la sangre; y de noche, cuando el mortal silencio de la oscuridad se ceñía sobre los corazones de los más fuertes, comenzaban las voces. Susurros míos y de tantos otros que, como yo, disfrutaban ver la agonía de un espíritu. No hay nada más maravilloso que ver al más noble de los corazones resquebrajarse ante la más atroz de las calamidades. Y lo mejor es que, en el agónico reino de los sueños, no hay lugar donde escapar.

Entiéndeme: no soy malévolo. No busco hacer mal a nadie. Pero, desafortunadamente, estoy hambriento: me han hecho así. Me han condenado a una vida vacía, a una existencia ligada al mundo fuera del mundo: un cascarón vacío que busca llenarse de aquello que no es propio. Ansiaba sentir, anhelaba tener en mí la desdicha de la pérdida, la desilusión de la esperanza, apreciar la trágica muerte del futuro, la destrucción de una paz efímera y aparente. No buscaba herir a nadie, pero adoraba verlos desangrarse, ahogarse en sus propios deseos rotos.

Oh, qué hermosa época. ¿Cuántos años habrán pasado desde entonces? ¿Cuatrocientos? ¿Quinientos? ¿Seiscientos, acaso? ¿Un milenio, quizá? ¿Cuál es la diferencia? El tiempo pasa rápido cuando uno se está divirtiendo.

Pero toda diversión tiene su fin.

No diré que caí ante sus encantos de femme fatale, pero había algo hechizante en su figura. Ya fuese su indómita personalidad o su hermosa complexión, su mera presencia revolucionaba a aquellos que se encontraban cerca: era la envidia de las mujeres y el anhelo de los hombres, que la miraban codiciosos de poseerla. Y fue mi codicia la causa de mi caída.

No me subestimes cuando digo que perdí mi corazón gracias a ella; pues, más que una figura retórica, es más un hecho tangible y consumado: una gran herida sobre mi pecho que me recuerda una y otra vez mi más fatal error. Atosigado con sentimientos que no podía comprender, poco a poco empecé a dejar de lado aquel vacío que tanto me había caracterizado: comencé a vivir de nuevo, impregnado en sentimientos que, aunque robados y ajenos, le daban algo de emoción a mi insulsa vida, inundado por emociones asquerosamente mundanas.

Poco a poco, había comenzado a sentir. Y luego, preso de la misma inocencia humana de la que una vez hube de aprovecharme, no tuve mejor idea que vender mi espíritu. No estoy seguro si alguna vez tuve alma; y si efectivamente hubo de haber alguna adjudicada a mi nombre, ésta debe haberse podrido hace ya mucho tiempo, olvidada en las páginas de una historia que nadie se atreve a revisar. Lo que vendí fue algo diferente: un corazón artificial, un cúmulo de emociones robadas. De pronto, me vi privado de todo aquello que había tardado tanto en recolectar.

No sentí más que ira, impotencia. ¿Así se sentía la desilusión? ¿Era ésto el rencor? Se sentía raro. Pero era una sensación poderosa; y como el único pulso vital que me quedaba, me aferré a ella. Un humano enojado puede ser peligroso; cegado por las emociones, sobrellevado por infinidad de reacciones simultáneas que le impulsan a actuar. Pero más peligroso resulta alguien que no tiene otro sentimiento mas que la ira; pues la paciencia es una virtud, y la venganza es más dulce cuando se disfruta del proceso. Abracé lo único que me quedaba, y no dejé me consumiera, sino que la adopté como una parte de mí.

La seguí hasta las ruinas de Londres, donde ahora se había establecido una nueva ciudad, una nueva y aparente paz: una efímera promesa de seguridad que, todos sabíamos, no duraría demasiado. Tan solo lo justo y necesario para que la próxima calamidad tomase lugar; y cuando lo hizo, me alegré, pues esa desgracia había atraído a una nueva facción al juego. Ángeles. ¡Ángeles! ¿Habría oscuridad en sus corazones? ¿Habría duda en sus convicciones? ¿Serían más que rumores, o era que ansiaba fuesen una realidad para poder destruirla? Me establecí en Euphium, la capital del pecado, el corazón del infierno, con una oreja atenta a cualquier novedad sobre estos nuevos y emplumados seres.

No podía esperar a desentrañar sus más profundos temores. ¿Cómo gritará un ángel?

Oh, qué bello coro ha de ser...

→PODERES


» Artem — Control de Sueños: Es la capacidad que posee el usuario para controlar los sueños de sus víctimas y alimentarse de ellas, dependiendo de la emoción que esta sienta, es posible que hasta en una pesadilla muera.

→Habilidades


I — Mundo Onírico: Es una habilidad que parece resultar obvia, y hasta puede no ser considera una habilidad en sí, pero sirve aclararla. Es la capacidad de adentrarse en el Mundo de los Sueños, tanto sea propio como ajeno, y efectuar cambios en su composición: tergiversar las reglas a gusto. El Mundo de los Sueños propio se manifiesta como el cúmulo de pensamientos del hombre, siempre cambiante. Cabe destacar que, aunque sea un sueño, puede tener algunas repercusiones físicas reales, dependiendo de cuán fuerte sea la emoción. En este mundo puede cambiar de forma a gusto. Por motivos de trama, argumentaré que los Mundos de los Sueños se conectan al dormir, y que él es consciente de esa conexión, pudiendo aprovecharla para trasladarse.

II — Ensueño: Uno de sus ojos posee una esclerótica completamente negra y una iris de un azul profundo, usualmente oculta tras un lente de contacto. Cualquier persona que la vea directamente será sugestionada; la habilidad consiste, básicamente, en implantar la idea de que se tiene sueño, un cansancio físico y emocional que va creciendo en su cuerpo. Cuanto más tiempo sea observada, más fuerte será esta sugestión.

III —  Vínculo emocional: Se alimenta de las emociones que la víctima experimenta mientras es afectada por alguna otra habilidad o mientras yace presente en el Mundo de los Sueños. Al hacerlo, se crea una especie de vínculo que perdura indefinidamente, incluso estando despierta, haciendo más fácil la posterior invasión o sugestión de sueños.

IV — Traslado: Puede llevarse a una o más personas despiertas a sueños ajenos (haciéndolas caer dormidas), o adentrarse en algún sueño y llevarse al soñador a otra parte, efectivamente saltando entre sueños o entre las diferentes escenas de un mismo sueño.

V — Desmayo: Previo consentimiento de la víctima o víctimas, puede forzar en ellas un estado de sueño inmediato, que hace más sencillo el usar cualquiera de las demás habilidades. En NPCs puede forzar el desmayo.

→Debilidades


I — Mundo Onírico: El Mundo de los Sueños se presenta únicamente cuando la víctima está dormida, o dentro de la cabeza misma del hombre (que no necesita estar dormido para adentrarse, pues efectivamente no duerme, sino que entra en un estado de consciencia suspendida). Si el receptor de la habilidad está despierto, no surte ningún efecto.

II — Ensueño: Se hace especial énfasis en la parte de sugestión. La idea de la habilidad es implantar en el contrario la sensación de sueño, para hacerla más susceptible al resto de los poderes. Sin embargo, la interpretación y el efecto de esta sugestión queda en todo momento a disposición de la otra persona, pudiendo incluso ignorarla completamente bajo excusas narrativas. Su intención es meramente argumental, como un medio para el resto de las habilidades.

III — Vínculo emocional: Nuevamente, la víctima debe estar dormida para que surta efecto (para que sea aplicado el vínculo), o debe haber sido vinculada anteriormente y sugestionada (lo cual nos lleva al punto anterior). En sí misma, no hace nada. Es un transfondo argumentativo para dar fe de la 'influencia' de su poder sobre terceros.

IV — Traslado: Aquí se hace uso de la habilidad V — Desmayo, cuando se detalla que se las hace caer dormidas. Como se detalla en la propia habilidad arriba citada, se necesita del consentimiento explícito del usuario y del personaje (aunque el personaje puede darlo a entender de manera implícita, si el otro usuario así lo prefiere, todo es muy variable en este aspecto).

V — Desmayo: Se fuerza a la víctima a entrar en el Mundo de los Sueños, pero esto es apenas la descripción de la habilidad. Narrativamente, se necesita el consentimiento absoluto de la otra parte (a menos que, como se dijo, sea un NPC). Como en puntos anteriores, de no poseerse éste, se dirá que simplemente es resistida, sin surtir efecto alguno.

Básicamente, acepto por iniciativa propia que mi personaje no tenga habilidad alguna en caso de no cumplirse lo arriba mencionado y que la utilidad de las presentes sea nula salvo en las condiciones pactadas entre los partícipes del tema, víctima y victimario. El objetivo es, en todo momento, hacer una trama cooperativa con capacidades de cambiar de un momento a otro, y tener (por medio de las habilidades) formas argumentales de llevarla adelante sin agujeros narrativos. Como se notará, no hay capacidad bélica alguna.



→+XTRAS


✔ El carácter de las personas, la fortaleza en sus convicciones.

✔ Los desafíos. Adora cuando se le complican las cosas: los revés, las vueltas de tuerca, tener que sudar. La satisfacción de completar una difícil cacería resulta inigualable para alguien como Los retos que ponen en juego tanto sus capacidades físicas como mentales. Las presas fáciles son, a su parecer, una pérdida de tiempo.

✔ La organización: si bien logra apreciar en cierta medida el hecho de que el mundo es un lugar caótico, no tolera el hecho de estar completamente desorganizado. Siempre busca mantener el control, o al menos, tener una posición ventajosa en caso de ser necesaria.

✔ Las peleas. Si bien no se muestra partidario a empezarlas, nunca rechaza una. Le gusta superarse a sí mismo, explotar todos y cada uno de sus puntos flacos para mejorar, llevar su cuerpo hasta el límite: solo una lucha le provee del ambiente necesario para lograrlo. Si bien se jacta de ser una persona intelectual, es lo suficientemente prudente como para intentar fortalecer su cuerpo para resistir cualquier situación.

✔ Las pláticas. Una faceta que todavía no logró superar completamente: hábil conversador, con la longevidad necesaria para dialogar sobre todo, y la sabiduría necesaria para entenderlo. Incluso para una persona que se precia de violenta, aunque sea de manera implícita, posee un coeficiente intelectual considerablemente alto, con una capacidad de procesamiento interesante. Le gusta intentar entender posiciones ajenas, y cuestionar lo necesario para saciar su curiosidad; pocas cosas suscitan en él un verdadero interés, pero lo que quiere es conocer más sobre el otro. Cualquier dato puede ser relevante a la hora de ejercer presión.

✘ La inocencia. Considera que el mundo está ya lo bastante podrido como para que las personas se den el lujo de no entender lo que sucede a su alrededor, de no comprender la complejidad del contexto en el que habitan. Sin embargo, en vez de simplemente quejarse, prefiere aprovechar el momento, aunque una victoria conseguida sin resistencia no es siquiera una victoria, sino apenas un entretenimiento momentáneo.

✘ Odia la cobardía, los débiles de carácter. No tiene sentido quebrar un espíritu que ya se ha dado por vencido; no hay satisfacción alguna. Le irritan de sobremanera aquellas personas que yacen muertas en vida, pues no le ofrecen absolutamente nada para saciar su hambre.

✘ Le disgustan las personas nobles. Pero con ésto se hace referencia a los caballeros blancos, a los príncipes de los cuentos de hadas, a los héroes de los cuentos infantiles: aquellos seres tan nobles y benevolentes que raya lo absurdo, lo asqueroso, lo repulsivo e irreal. Un carácter que no puede corromperse es, en primera instancia, un desafío que está dispuesto a aceptar; pero, llegado el punto, llega a ser una pérdida de tiempo. Sin embargo, y pese a todo, cree que hay aunque sea un poco de maldad en todos nosotros, y su objetivo más fundamental es demostrar su teoría.

✘ Desprecia la falta de moral. Algo irónico, puede ser, pero lógico si se analiza. Disfruta de destruir convicciones: ¿qué divertimento hay cuando la víctima simplemente no las posee, o cuando su moral está más torcida que la propia?

» Fue parte de la Orden de los Caballeros Teutones, combatiendo bajo una bandera que no le pertenecía. Conquistó con ellos una serie de territorios, hasta que la Orden se estableció definitivamente en Prusia. Allí se nacionalizó, eventualmente pasando a formar parte de las filas alemanas, adoptando un nombre diferente para cada período.

» Resulta ser un fanático de la música y el arte, tanto en lo referente a lo contemporáneo como a lo clásico, aunque ciertamente ha demostrado una mayor inclinación por este último aspecto. En lo referente a entretenimiento, se jacta de tener un gusto especial por lo que consume, ya sea en cuanto a cine, televisión o teatro. Como pasatiempo, toca el piano y el violín. Ducho en los juegos de estrategia, siendo su preferido el ajedrez, y excepcional jugador de azar, es ciertamente una persona contra la que no querrías apostar.

» Es poseedor de heterocromía; uno de sus ojos presenta un iris normal, de un color avellana, mientras el otro esboza una esclerótica completamente negra, con un iris teñido de un azul profundo. Este último, sin embargo, lo mantiene oculto bajo un lente de contacto.  

» Es un fumador empedernido, siendo que lleva siempre consigo un encendedor y un paquete de cigarros. También es un bebedor, pero no hasta el punto de llegar a ser un alcohólico: sabe cómo y cuándo degustar una buena copa de vino, además de tener el conocimiento necesario para preparar exquisitos tragos, capaces de deleitar a dioses y reyes. No por nada se dedicó a ser bartender; por eso, y porque le abría la puerta a un mundo donde sus presas prácticamente estaban entregadas a él antes de tomar siquiera el primer sorbo.

» No tiene corazón. Literalmente, se lo arrancaron como precio por un pacto que hizo con un ser oscuro. Sin embargo, éste sigue latiendo, solamente que muy lejos de él; está condenado, preso de un error de antaño, y debe cumplir un trato secreto si lo que quiere es liberarse de las ataduras que se enredan a su cuello y cada vez le quitan más el aire.

→REGISTRY

→ NOMBRE DEL FÍSICO: Original.
→ ORIGEN: Original - Jounetsunoakai.
→ CASTING / PRUEBA: ~
avatar
SEXO :
Masculino
MENSAJES :
6

FECHA DE INSCRIPCIÓN :
12/11/2016

Aleksey v. Berezutsk
→ ONEIRO

Volver arriba Ir abajo

Re: I dreamt; and in my dream, I saw the end of the world | ID.

Mensaje por R. "Grim" Götzenbild el Sáb Nov 12, 2016 10:52 pm

FICHA ACEPTADA
Te damos la bienvenida a Euphir Virietum
× Ten en cuenta que la administración se encarga personalmente de anexar a tú físico en el registro de personajes Ocupados.
× Sí todavía posees alguna duda o problema en específico, tienes la libertad de escribir en el apartado correspondiente o enviar algún mensaje privado a algún miembro de la administración que se encargará de sacarte de las dudas.
× Tú alma le pertenece ahora a Euphir Virietum, lamentablemente no hacemos cambio.

DISFRUTA DE UNA GRATA ESTADÍA EN ESTE INFIERNO



avatar
SEXO :
Masculino
HUMOR :
¡DRINKING IS GOOD FOR YOU!

LOCALIZACIÓN :
¿Dónde estoy?

EMPLEO :
Actualmente, Asistente de Madame y bailarín de pole dance.

MENSAJES :
133

FECHA DE INSCRIPCIÓN :
07/03/2015

EDAD :
22

R. "Grim" Götzenbild
→ GHOUL

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
affiliates
Hermanos + Elite + Directorio
Skin By Mr
Euphir Virietum y todo lo que este conlleva es creación de la administración. Toda modificación, copia o uso de datos queda totalmente prohibido. Las imágenes fueron una edición de R. "Grim" Götzenbild, su uso fuera del foro será denunciado.
Agradecemos y damos créditos a todos los artistas creadores de las imágenes originales que ahora decoran el foro. Ninguna de estas nos pertenecen.
 photo untitled45.png